EMPRENDER

Autor

Miriam Gil
Imagen de Miriam Gil

3 de septiembre de 2013

 

He buscado el significado de la palabra emprender y de todos ellos creo que me quedo con el que hizo en 1755, Richard Cantillón, que ha sido catalogado por varios historiadores del pensamiento económico como el padre de la economía moderna. Dice que emprender es: "la voluntad o capacidad de enfrentar la incertidumbre"Emprender

Esa voluntad y capacidad de enfrentar la incertidumbre de emprender, es lo que diferencia a un emprendedor de un oportunista, es lo que ha hecho que el mundo avance, que seamos capaces de alcanzar latitudes difíciles y de que la humanidad dé grandes pasos.

Procuro asumir plena responsabilidad con respecto a lo que emprendo, aunque confieso que muchas veces me siento desanimada, demasiado diferente…y con miedo. Eso sí, cuando esas cosquillas desagradables rondan por mi estómago, acudo a mi corazón, y el cerebro que tengo en él crea nuevos pensamientos para disipar las dudas y ver de nuevo, con otra luz, ese mañana prometedor.

Con todos los problemas que los emprendedores nos encontramos, he llegado a la conclusión que no podemos evitar hacer lo que hacemos y que todos los problemas que nos encontramos en el camino, sólo ayudan a poner más empeño a esa parte inquietante que nos empuja a seguir…

Hoy sin ir más lejos, le escribía a un amigo emprendedor: hay tantos momentos en los que tiraría la toalla, tantos momentos en los que pregunto por qué sigo con todo esto, sin dinero, sin tiempo…complicándome la vida,  con lo tranquila que podría estar… y sé que la responsable de todo eso soy yo y sólo yo. Me figuro que esa capacidad de ver más allá, es lo que marca la diferencia, al imaginar y aportar algo diferente, al sentir que el cielo es el límite y al esperar que, al saltar, te crezcan alas mientras aleteas los brazos.

Le animaba a no abandonar, a que siguiera luchando por aquello que cree, a centrarse en su sueño, a ignorar a todos aquellos que nos quieren hacer desistir de él y a no olvidar que sin oscuridad no habrían sueños.

Como decía al principio, es sólo nuestra la responsabilidad, sé que el entorno nos afecta, la pobreza de miras muchas veces nos condiciona y la poca capacidad de aventurarnos está menguando nuestra evolución como seres humanos. Pero si asumimos ese compromiso con nosotros mismos, pase lo que pase, será constructivo. Si alcanzamos nuestro objetivo, nos sentiremos satisfechos por la obra bien hecha; si no, nos sentiremos en paz a pesar del fracaso, por saber que fuimos valientes al ir detrás de algo en lo que creíamos y siempre, siempre seremos recompensados por todo ello.

Mientras tanto seguiré creyendo en todo aquello que emprendo y seguiré luchando por alcanzar mis sueños y me sentiré en paz por el legado que le habré dejado a mis hijos y a todos aquellos que me conocen y es el de no renunciar a vivir de la manera que uno cree, ya que el éxito no sólo se mide por los resultados y que en el camino se encuentra la libertad y la felicidad de poder ir en busca de tus sueños.

 

Miriam.

Etiquetas: 

Comentarios

Imagen de Carlos Caballero