Las 3C de un Equipo de Trabajo

27 de enero de 2015

 

Un equipo de trabajo que quiera tener éxito ha de tener las 3C como punto de encuentro:

 

Comunicación

 

La Comunicación ha de ser abierta, directa y fluida entre todos los miembros del equipo. Para ello es imprescindible que existan los canales adecuados y se utilicen de forma adecuada. Muchas veces será necesario consensuarlos y establecer unas pautas en las formas de uso de cada canal. ¿Cuándo utilizar el mail? ¿Cuándo realizar una reunión? ¿Cuándo compartir cierta información?

Para que exista una buena Comunicación, no sólo se han de cuidar los canales, como hemos comentado, sino también los mensajes: ser concisos y precisos facilitará la comunicación directa y práctica. Demasiado a menudo solemos explayarnos desarrollando demasiado los textos o ampliando demasiado la información. Tener en cuenta qué se quiere transmitir, o cuál es el objetivo final de la comunicación. Puede ser muy útil complementar el mensaje con enlaces a webs o artículos que puedan ampliar la información, en lugar de copiarla directamente.

 

Confianza


La Confianza en el seno del equipo ha de ser una premisa básica. Para ello es imprescindible que todos los miembros sean conscientes de su importancia y trabajen por ella. Tener Confianza no implica que no se puedan cometer errores, pero sí que se reconozcan, se subsanen y se aprenda de ellos. Y, por otro lado, para obtener Confianza es imprescindible entender que los demás pueden equivocarse y apoyar a los otros miembros del equipo a pesar de esos errores. 

También es muestra de Confianza la posibilidad de comentar aspectos de mejora o nuevas ideas u oportunidades. Y será necesario que los integrantes del equipo estén abiertos a nuevas ideas y opiniones y que sean conscientes que la suma de todos puede lograr mejores aportaciones al equipo.

Para obtener esa Confianza mútua entre todos los miembros del equipo es necesario que el Líder muestre confianza hacia dichos miembros y hacia el propio equipo. Es obvio que en un momento dado uno de los miembros puede mostrar síntomas de debilidad o, simplemente, "pasar una mala época". Y será en esos momentos en que el apoyo del resto del equipo será crucial como muestra de dicha Confianza.

Confianza también representa la posibilidad que cada uno de los miembros tiene de contar con los demás, pudiendo expresar sus ideas y sentimientos, pidiendo lo que necesita sin temores o especulaciones. También está relacionado con tener seguridad acerca de las capacidades y actitudes de los demás miembros, es decir, los demás harán lo que se espera de ellos y yo haré lo que ellos esperan de mí.

 

Compromiso


El Compromiso ha de ser mútuo: hacia el equipo y hacia cada uno de los integrantes del equipo. Todos los miembros han de tener Compromiso hacia los objetivos comunes, hacia los logros del equipo, hacia el propio equipo. Y también han de tener Compromiso hacia todos y cada uno de los compañeros del equipo. Para ello es necesario tener claridad en las metas y objetivos, que siempre han de ser consensuados, y claridad en las responsabilidades y funciones.

En un equipo Comprometido, no sirve tirar "balones fuera" cuando aparece un problema o dificultad. Precisamente, en los momentos difíciles es cuando todos los miembros del equipo "han de arrimar el hombro" y mostrar ese Compromiso hacia el equipo. 

El Compromiso personal pasa por la aceptación de la importancia de cada persona en el conjunto del equipo, teniendo siempre en cuenta que las acciones de cada integrante afectan al conjunto del equipo. Esto pasa por tener sentimiento y orgullo de pertenencia al equipo, un valor fundamental.

El Compromiso mutuo se solidifica mediante un refuerzo constante por parte del líder de aquellas acciones que supongan apoyo entre los integrantes, compañerismo, solidaridad y colaboración. 

 

Es imprescindible que el líder se esfuerce a diario en que el equipo esté focalizado en las 3C: Comunicación, Confianza y Compromiso.

Las 3C del equipo

 El Equipo de Paradores muestra en sus cursos estar focalizado en las 3C