QUERIDO ALUMNO... TE INVITO A PARTICIPAR

2 de marzo de 2014

 

Hola, estimado alumno:

 

Quería dirigirte unas palabras antes de que nos veamos en el próximo curso. Antes que nada, transmitirte mi alegría al saber que vamos a poder compartir unas horas de apprendizaje. Imagina lo importante que es para mí tu asistencia junto a la de tus compañeros, ya que las personas que asistís sois siempre la razón de ser de los cursos. Yo como formador me siento muy feliz al poder transmitiros conceptos y conocimiento para lograr un objetivo de mejora, casi siempre basado en el desarrollo personal.Participar... y divertirse

Sé que estás muy ocupado en tu día a día, que tienes problemas sin resolver, preocupaciones, incluso, por qué no, temores... Lo cierto es que no sé qué traes en tu cabeza al curso. Y, lo creas o no, eso me tiene preocupado. Demasiadas veces, toda esa 'maraña' de pensamiento que ocupa tu mente -"el cliente que no firma", "el jefe que presiona", "la situación de la empresa", "los cambios recientes",...- perjudica notablemente tu capacidad de absorción, y, directamente, tu aprendizaje.

No te voy a pedir que 'resetees' tu mente y la dejes 'limpita y lustrosa' para recibir la 'pureza' de mi enseñanza... creo que eso es prácticamente imposible. Tampoco te voy a decir que eso no es importante, que esas preocupaciones se van a acabar tras el curso y que a partir de ahora todo va a ser diferente... Creo que un curso de dos o tres días difícilmente te va a solucionar la vida, a lo sumo te va a procurar algunas herramientas para facilitarte el trabajo... que no es poco.

El problema es que si esos dos o tres días no vienes con la actitud y la expectativa suficiente para el curso, es más provable que no le saques provecho, lo que sin duda te va a perjudicar, no ya en la pérdida de las comentadas herramientas que ahora no aprovechas, sino en futuras acciones formativas. Quizá debamos antes de seguir hacer hincapié en este aspecto.

¿Estamos de acuerdo en que la formación es imprescindible para el desarrollo profesional?

Si tu respuesta es no, tienes dos opciones: a) seguir así y seguir haciendo las cosas como siempre, con dos posibles consecuencias: a1) que el resultado sea igual o peor que siempre, y tu vida igual de aburrida... o a2) que la empresa encuentre alguien dispuesto a aprender y desarrollarse y a hacer las cosas mejor que tú.... con lo que, ya sabes lo que te espera...

La opción b) es cambiar tu actitud, tu forma de pensar, darle un giro a tu mente, renobarla... Formarse no es más que crecer, y en esta vida, amigo mío, se sabe que lo que no crece... se muere...

Yo no digo que la única manera de formarse sea asistir a cursos de formación, que va... hay muchas otras formas igualmente válidas: leer (libros técnicos, de auto-ayuda, novela, historia...), ver documentales o programas divulgativos (canales como Odisea, Discovery channel, National Geographic, canal Historia, Viajar, bio, etc.), cursos online... o incluso la auto-formación, buscando la información en interneto y otras fuentes.

Pero la formación presencial tiene una serie de ventajas que complementan muy bien a su principal objetivo que es el aprendizaje; yo destacaría dos: 

1. compartirás con otros compañeros tus vivencias, experiencias, aprendizaje e inquietudes. El trabajo en equipo es fundamental para que la formación sea no sólo más didáctica sin mucho más rica.

2. es un trabajo de laboratorio, en el que puedes probar cosas nuevas sin miedo a equivocarte, porque aquí no puedes perder un cliente o fastidiar una venta.

Así que tanto el compartir como el experimentar son características muy interesantes que no tienen otros formatos formativos. Y para que funcionen es totalmente imprescindible un ingrediente esencial: tu participación.

Son muchos cursos ya los que he realizado y siempre se nota quién tiene ganas de participar y aprender y quién no. Y en el 99% de los casos os puedo asegurar que quien más aprende, disfruta y 'sale con las pilas puestas'... ¿podéis adivinar quienes son de entre los que participan y los que no? Cuando repasas el test de satisfacción del curso, quienes menos han apreciado el curso son siempre los que menos participan.

Muchas veces los asistentes pensáis que vuestra participación dependerá en gran medida de la habilidad del formador. No digo que no tenga algo que ver... hasta el más entusiasta y participativo se 'apaga' ante un 'muermo', por supuesto. Pero yo creo que el factor más importante, lo que marca la diferencia es la actitud de las personas. Por eso, a los 15 minutos del curso, por su mirada, por su actitud corporal, ya sabes quién viene con ganas de participar y quien no.

Sí, claro que a lo largo del curso podemos los formadores motivar a la participación y lograr 'extraer' algunos comentarios, algunas palabras de los 'bloqueados', pero creo que de poco sirven... Seguramente esos volverán a sus puestos de trabajo pensando que el curso ha sido una pérdida de tiempo y que, por poco que puedan, se escaquearán del próximo...

Por eso quería con esas palabras invitarte a participar. No dejes de hacerlo por temor a quedar mal, a equivocarte o a 'sobresalir demasiado'... tu participación es crucial para obtener un excelente resultado del curso. Yo, una de las premisas que pongo para el éxito del curso es que los asistentes seais críticos, que juzguéis lo que decimos, que lo pongáis en duda y, de esta forma, logremos entender bien los conceptos y poderlos poner realmente en práctica. Que no salgamos del curso pensando "esto está muy bien, pero a mí no me sirve en mi día a día"

Bueno, acabo deseándote un buen curso y espero que tu participación sea todo un éxito, y que logres aportar al grupo lo mejor de ti.

Un abrazo.

Etiquetas: