El Modelo A.R.T.E. de Apprendizaje

 

'A.R.T.E. de Apprendizaje' es un modelo diferente de formación, por su método, su forma y sus objetivos: la mejora continua personal en la labor profesional. A lo largo de los 4 módulos, el profesional irá adquiriendo una serie de herramientas que podrá asimilar día a día y aplicar en su trabajo.

Al final del curso el profesional observará una mejora sustancial en sus resultados, en su técnica y, quizá lo mejor de todo, en su actitud hacia el trabajo, lo que sin lugar a dudas le reportará la excelencia.


Las Bases del Modelo

 

El Modelo A.R.T.E. se basa en cuatro grandes conceptos que todo vendedor debería tener en cuenta:

La Actitud ha de ser la base sobre la que se cimenta la profesión de vendedor, ya que de ella dependerá en gran medida todo lo demás; así que sin una buena actitud, ni la técnica, ni el arte servirán para obtener resultados.

Un vendedor ha de basar siempre su trabajo en los Resultados pues depende directamente de ellos. La medida en que mire hacia esos resultados a través de metas y objetivos, será crucial a la hora de lograr romper las barreras que le impiden alcanzarlos.

Las diferentes Técnicas son esenciales a la hora de realizar una buena venta, de su aprendizaje dependerá la medida de los logros del vendedor. Pero no basta únicamente el aprendizaje teórico, es imprescindible la puesta en práctica de las diversas técnicas que se irán aprehendiendo con la propia experiencia.

Por último, la Experiencia será imprescindible para obtener el éxito en la consecución de auténticos clientes fidelizados. Será lo que marcará la diferencia entre un vendedor y un excelente profesional de la venta. 


¿Un profesional puede obtener resultados sin el ARTE de Apprendizaje? Posiblemente sí, pero serán resultados mediocres o temporales que en ningún caso es lo que pretendemos. La búsqueda de resultados duraderos requiere de un arte que parte de la actitud, se fija en los resultados, va más allá de la técnica y se culmina con la experiencia.